Cómo funciona un sistema VoIP

Publicado en: 2018-08-30 | Categorías: Servicios VoIP Tecnología VoIP VoIP VoIP empresarial

VoIP ha cambiado la forma en que los consumidores y las empresas utilizan la comunicación por voz. Hacer llamadas de teléfono nunca había sido tan barato y gracias a VoIP incluyen unas nuevas características que hacen que éstas evolucionen.

Cómo funcionan los sistemas telefónicos VoIP es completamente diferente de como lo hacen de los sistemas analógicos a los que hemos estado acostumbrados en las últimas décadas. Por un lado, VoIP no requiere de una infraestructura o líneas telefónicas separadas, sino que funciona sobre el marco que ya existe y que se utiliza para abastecer de Internet a una gran parte del mundo.

Precisamente esta es la razón por la cual se llama Protocolo de voz por Internet: las llamadas VoIP se transmiten a través de Internet en lugar de líneas de cobre. Además, aunque el sistema VoIP ofrece muchas ventajas, su mayor fortaleza es que se basa en este protocolo en lugar de en estándares de telecomunicaciones.

A medida que VoIP ha ido creciendo en popularidad y uso, no mucha gente entiende cómo funciona. Para el consumidor medio no importa, ya que puede vivir sin entender realmente cómo funciona VoIP, pero es esencial que los ejecutivos comprendan el sistema antes de implementarlo.

Conmutación de paquetes vs. Cambio de circuito

Por lo general las llamadas realizadas en un teléfono fijo viajan a través de circuitos TDM para conectar a dos personas ya sea en distancias largas o cortas. La señal de voz se transmite tal cual y el circuito se mantiene abierto mientras continúe la llamada telefónica.

Con VoIP se utiliza la tecnología de conmutación de paquetes, es decir, la misma forma en que se envían otros datos a través de Internet como puede ser el correo electrónico.

Dado que Internet no fue diseñado para la comunicación de voz en tiempo real como VoIP, se desarrollaron e implementaron varios protocolos para facilitar las llamadas de voz en los últimos años.

Funcionamiento básico de los sistemas VoIP

Durante una llamada VoIP, las señales de voz se convierten en paquetes de datos que luego viajan de forma independiente el uno al otro hasta el destino. Allí se vuelven a juntar y se convierten nuevamente en señales de audio que pueden ser escuchadas por los seres humanos.

Con los datos de Internet, no importa mucho en qué orden se reciben los paquetes o si algunos paquetes se descartan, los que no se entreguen simplemente se reenviarán.

Con la comunicación en tiempo real no ocurre lo mismo: los paquetes tienen que volverse a ensamblar en un orden específico para que tenga sentido para la persona. Además, los paquetes que falten pueden generar silencio o conversaciones entrecortadas.

Cada dispositivo registrado en una red VoIP tiene una dirección IP única que se asigna de manera dinámica, es decir, no es permanente como un número de teléfono. Cuando se inicia una llamada de VoIP, se envía una señal a un conmutador de software que conoce la dirección IP actual de varios puntos finales de VoIP (teléfono de escritorio, teléfono móvil, ordenador, etc.).

Si el conmutador de software no tiene esa información, la solicitud se transmite aún más hasta que llega a un interruptor que sí tiene los datos. Una vez que se encuentra el otro punto final, se establece una conexión y puede comenzar la comunicación de voz bidireccional.

Partes del sistema VoIP

Códecs

Los códecs son algoritmos de software que comprimen las señales de audio y las convierten en paquetes de datos que pueden transmitirse a través de Internet estos mismos algoritmos también funcionan en el destino para reconvertir los datos en audio.

Algunos códecs no comprimen los datos que pueden mejorar la calidad del audio, pero terminan utilizando grandes cantidades de ancho de banda para una llamada telefónica. Para habilitar múltiples llamadas concurrentes, la mayoría de los códecs de uso común se basan en la compresión.

Los proveedores deben encontrar el equilibrio adecuado entre la compresión y la calidad a fin de ofrecer conversaciones audibles que no dañen el ancho de banda de Internet.

Protocolos

Son varias los elementos que forma parte del sistema de VoIP: puntos finales, conmutadores de software, software, códecs, etc.

También contamos con los protocolos que son necesarios para garantizar que estas piezas de hardware y software pueden trabajar juntas para completar una llamada. Estos protocolos se utilizan para definir estándares que dictan cómo los dispositivos pueden conectarse entre sí, cómo se identifican los puntos finales y qué códecs de audio usar.

H.323 y SIP son dos de los protocolos más utilizados, pero tienen diferencias significativas. Si bien H.323 se diseñó originalmente para videoconferencias y luego se adaptó para llamadas VoIP, SIP se desarrolló específicamente para permitir la comunicación de voz en tiempo real a través de Internet. Además, el H.323 es un estándar de telecomunicaciones y fue creado por la International Telecommunication Union, mientras que el SIP fue estandarizado por el Internet Engineering Task Force.

QoS o calidad de servicio

Como VoIP utiliza la tecnología de conmutación de paquetes, los problemas que afectan a los paquetes de datos pueden afectar a las llamadas de voz. Por ejemplo, la fluctuación de fase, la latencia, la pérdida de paquetes, etc. son bastante comunes en Internet, pero los procesos normales que no suelen verse afectados.

Sin embargo, estos problemas se vuelven importantes en las llamadas telefónicas. Una alta latencia implica que las personas que llamen experimentarán retrasos: el usuario en un extremo comenzará a hablar pensando que la otra persona ha terminado cuando en realidad no lo hizo.

La inestabilidad en la llamada ocurre cuando los paquetes se reciben en orden incorrecto o se retrasan interrumpiendo los flujos de conversación. De forma similar, los paquetes descartados pueden dar como resultado la perdida de algunas palabras o de frases completas.

Los proveedores de VoIP usan el monitoreo de las llamadas para garantizar la calidad del servicio o QoS. Para ello, se usan varios algoritmos para determinar la calidad promedio de una llamada que se denomina MOS o Mean Opinion Score.

Las empresas que utilizan el servicio de VoIP alojado están a merced de los proveedores cuando se trata de tener una configuración de QoS apropiada, aunque algunos cambios dentro de su propia red también pueden contribuir a la calidad de la voz.

La mayoría de los consumidores y las empresas cambian a VoIP porque el coste es menor en comparación con el servicio telefónico tradicional. Aunque los precios bajos son la mayor fortaleza de VoIP, la calidad de las llamadas puede que sea una de las debilidades que presenta.

Es una de las principales razones que citan las personas cuando cambian de proveedor de VoIP, especialmente en las empresas ya que la comunicación de voz en el hogar sea la columna vertebral de varios flujos de trabajo. A pesar de esto, la constante innovación dentro de la industria de VoIP asegura que la tecnología continuará mejorando y la mayoría de los usuarios del mundo no volverán al viejo sistema de telefonía.