¿Necesito teléfonos VoIP para usar la VoIP?

Publicado en: 2019-05-28 | Categorías: Servicios VoIP

La duda de si necesito teléfonos VoIP para usar la VoIP surge a menudo en las empresas y organizaciones que quieren instalarse un sistema con VoIP. La respuesta corta es no. La respuesta larga es sí.

Las empresas son de todo tipo y clase y, lo que para una empresa es una solución perfecta a otra no le sirve. Esto se aplica a todos los campos, incluida la instalación de un sistema VoIP.

¿Cómo funciona la VoIP?

Tanto la VoIP como la red telefónica tradicional tienen el mismo objetivo: entregar datos de voz de un usuario a otro. La diferencia está en cómo cada uno realiza la misma función. La red telefónica tradicional transporta las señales de voz a través de líneas de cobre. La infraestructura de la red telefónica tradicional requiere un cable físico por cada teléfono que tenga que conectar, por eso se ha ampliado continuamente para ir conectando más y más usuarios a la red.

VoIP no necesita una infraestructura propia. Los protocolos de VoIP convierten las señales de voz en paquetes de datos que se transmiten por Internet, ya sea a través de fibra, cables o incluso por satélite. El protocolo de VoIP puede manejar los datos como cualquier otro archivo: como si fuera una imagen, una canción o un archivo de Word. VoIP se parece más al correo electrónico que a cualquier otro estándar de telefonía.

Por esto, igual que el correo electrónico puede manejarse con Outlook o con un cliente web cualquiera y puede verse desde cualquier lugar, lo mismo pasa con VoIP: puedes llamar a través de cualquier programa y desde cualquier lugar.

Uso de VoIP con softphones

Una vez que hemos entendido cómo funciona la VoIP podemos entender que el software juega un papel importante. Antes de que VoIP tuviera la hegemonía que tiene ahora, sólo podía llamarse por ordenador y no necesitabas teléfonos VoIP para usar la VoIP. No es que no se necesitaran, es que no había posibilidad. La única manera de hacer llamadas por VoIP era por un softphone que solía usarse para hacer llamadas gratuitas de bajo costo.

Cuando se hizo más popular, las empresas empezaron a adoptarla y los teléfonos VoIP empezaron a popularizarse. Ahora hay cientos de modelos de docenas de compañías diferentes y, además, hay poco que les diferencie.

¿Son suficientes los softphones para la VoIP?

Casi todo el mundo ha usado softphones para hacer llamadas VoIP. Skype es el cliente VoIP más popular, pero también las llamadas por voz de Whatsapp son llamadas por VoIP y casi todos conocemos su funcionamiento. Y eso implica también que conocemos sus limitaciones. La calidad de la voz puede variar sustancialmente en función de muchas variables y siempre es una preocupación. ¿Cuántas veces has intentado llamar por Skype y este se niega a funcionar aunque Internet funciona perfectamente? Esto, medianamente tolerable para un uso personal, no es aceptable para una empresa.

Los softphones tienen un hueco en la comunicación personal e incluso para las empresas pequeñas, pero según crece una organización y crecen sus necesidades, la capacidad de estos programas empieza a ser insuficiente.

Las ventajas de los teléfonos VoIP

La principal diferencia es el hardware. Los teléfonos IP tienen un hardware dedicado a la función de transmitir voz y por tanto un modelo básico ofrece más calidad de audio que la que se puede conseguir con un par de auriculares. Los modelos más caros tienen incluso más altavoces y más micrófonos para mejorar todavía más la calidad de audio.

No es la  única ventaja: tienen pequeñas pantallas que muestran información, botones de función dedicados con tareas específicas como poner una llamada en espera o transferirla a otra extensión con sólo tocar un botón. Por supuesto se puede hacer lo mismo con un softphone, pero es necesario mirar a la pantalla y hacer más clics que apretar sólo un botón.

Así pues, la respuesta a la pregunta ¿necesito teléfonos VoIP para usar la VoIP? es sí. Aunque tampoco se necesita un teléfono por empleado: se pueden usar softphones para complementar los teléfonos de escritorio. Así los empleados pueden compartir teléfono sin necesidad de gastarse mucho dinero para que cada uno tenga su propio teléfono.