Los sistemas telefónicos empresariales de VoIP, ¿son rentables?

Publicado en: 2018-09-19 | Categorías: Servicios VoIP Tecnología VoIP Teléfonos VoIP VoIP VoIP empresarial

La relación coste-eficacia es un término que rara vez se discute cuando se habla de sistemas telefónicos de VoIP para empresas.

A la mayoría de los proveedores les gusta hacer publicidad de lo baratas que son sus tarifas en comparación con los sistemas telefónicos empresariales tradicionales, pero los precios bajos no equivalen necesariamente a la rentabilidad, especialmente para las organizaciones.

Entonces, ¿hay diferencia entre las soluciones económicas y las soluciones rentables?

Coste VS rentabilidad

Supongamos que una organización compra un equipo de 50 €. Puede parecer barato, pero si la calidad de fabricación es tan baja que el dispositivo debe reemplazarse cada seis meses no es realmente rentable.

Podría haber sido mejor para la empresa hubiera comprado un dispositivo más caro para que durara más tiempo.

El mismo principio se aplica a la compra de software, sistemas de comunicación o cualquier otro equipo que necesite una empresa. Además del coste inicial de comprar teléfonos IP y el precio de suscripción mensual puede haber otros costes al cambiar a VoIP.

Si una organización no contabiliza estos costes en el presupuesto, el nuevo sistema puede ser finalmente mucho más costoso que las estimaciones iniciales.

Dicho esto, el umbral para la relación coste-efectividad diferirá entre empresas. Para una empresa que lucha por mantenerse a flote, el coste real puede ser más importante que la relación coste-efectividad durante la vida útil de la solución.

Sin embargo, en general, la mayoría de las organizaciones desean tomar decisiones que satisfagan las necesidades de su empresa a largo plazo.

Costes de hardware y servicio

Para las empresas que eligen suscripciones de VoIP, el cálculo del hardware y el coste del servicio es bastante simple. El coste total dependerá de la cantidad y tipos de teléfonos, ya que los dispositivos con IP pueden costar entre 50 € y 500 € cada uno.

Muchas empresas descubren que pueden ahorrar dinero permitiendo a los empleados utilizar sus propios móviles y/o auriculares para sus ordenadores. De esta forma, no habrá necesidad de comprar teléfonos completamente nuevos para cada mesa o empleado.

Del mismo modo, el proveedor proporcionará estimaciones sobre el coste del servicio, por lo que no hay mucho que calcular. Además de los cargos más evidentes, la empresa puede incurrir en otros gastos al realizar la transición a los sistemas VoIP.

Costes de red

VoIP requiere una alta velocidad de Internet, ancho de banda suficiente y redes fiables. No todas las empresas podrán comenzar con VoIP con su infraestructura actual y necesitarán actualizar sus velocidades de Internet o hardware de red para poder admitir más tráfico.

Aquí es donde entran en juego los matices del coste y la rentabilidad. Al comparar VoIP con el servicio telefónico habitual, el primero puede parecer más económico. Pero si la empresa tiene que gastar miles de euros en actualizar su red, los costes podrían ser similares.

Por otro lado, supongamos que la empresa tiene previsto actualizar sus redes inalámbricas y por cable, posponer la implementación de VoIP para que coincida con eso puede hacer que el proyecto sea más rentable.

A veces, cuándo y cómo la organización implementa VoIP puede influir en el coste total del nuevo sistema.

Costes de formación y soporte técnico

Si tu equipo de trabajo está compuesto principalmente por empleados más jóvenes, la empresa no incurrirá en gastos excesivos para su formación. No obstante, a veces la formación es necesaria, especialmente si el sistema VoIP es parte de un proyecto más grande, como las comunicaciones unificadas.

Lo mismo se aplica al soporte técnico. Algunos proveedores ofrecen numerosos recursos online y formaciones gratuitas para los clientes. Otras alternativas de soporte podrían ser más costosas.

Como puedes comprobar, todos estos factores determinarán la verdadera relación coste-efectividad de la nueva solución de VoIP. Para determinar la rentabilidad de VoIP, la empresa debe considerar algo más que los gastos iniciales de su puesta en marcha.