Cómo combatir el SPAM en la VoIP

Publicado en: 2019-06-06 | Categorías: Servicios VoIP

La publicidad no deseada es un problema que la humanidad aguanta desde hace ya muchos siglos. Nos hemos acostumbrado a tratar con vendedores puerta a puerta, correo basura, anuncios etc. Y cada nuevo cambio tecnológico da más armas a los que crean esta publicidad no deseada. Todos hemos recibido spam en nuestros correos, casas, redes sociales, etc.

Ahora que la VoIP está ganando terreno, los que crean el spam están ganándolo con ella.

VoIP Spam: SPIT

El SPAM en la VoIP se llama SPIT por sus siglas en inglés: Spam over Internet Telephony. Y, aunque aún no tiene las proporciones del SPAM por correo electrónico, empeorará.

Los analistas predicen que el crecimiento y la popularidad de la VoIP llevará a un aumento de las llamadas no deseadas. Es fácil preguntarse por qué es un problema: si ya existen los vendedores telefónicos, ¿por qué van a ser ahora peligrosos?

El problema del SPIT

La tecnología VoIP es vulnerable a SPIT por muchas razones.

Al contrario que con las llamadas normales, con VoIP es posible el envío de miles de llamadas simultáneas, bloqueando las líneas telefónicas de una empresa y evitando que estén operativos. Esto puede provocar no sólo pérdida de ventas, que sería un efecto directo, sino que los clientes se frustren al no poder contactar con la empresa.

Incluso puede afectar a la productividad: es difícil concentrarse si cada pocos minutos suena una llamada de spam. Tampoco pueden ignorar el teléfono porque podría ser un cliente u otro trabajador.

Por supuesto, como cualquier otro ataque informático, las llamadas pueden usarse como un tipo de ataque DDOS, un ataque en el que se hacen muchas peticiones a un mismo servidor hasta que cae.

También pueden  provocar una reacción contra la VoIP por verse como fuente de Spam y pueden forzar a las empresas a tener que implementar medidas contra el SPIT que pueden ser caras y consumir tiempo.

Lidiar con el SPIT

¿Por qué no podemos usar los mismos métodos para el SPIT que usamos con el SPAM? El correo electrónico y la VoIP son medios distintos con protocolos distintos, métodos distintos e infraestructura distinta. Los métodos de un lado no son efectivos en otro.

Por ejemplo: la defensa principal contra el SPAM es filtrar el contenido. El proveedor de internet y los proveedores de correo electrónico tienen software y aplicaciones analizan las palabras clave de los correos para impedir que lleguen a la bandeja de entrada. Con VoIP este método no puede usarse: a priori no pueden filtrarse por contenido, pues este no empieza hasta que se coge la llamada. Y una vez empezada, si se intercepta, al ser una llamada telefónica y ser sensible al tiempo, el usuario lo notaría: si recibes un e-mail 10 segundos después no lo vas a notar. Si, en una llamada telefónica, tienes que esperar 10 segundos a una respuesta, lo vas a notar mucho.

O sea: no se puede filtrar hasta conocer el contenido, que no se conoce hasta que se ha descolgado, con lo que ya se ha interrumpido al usuario. Y el contenido no se puede filtrar a tiempo real.

Cómo Combatir el Spam de VoIP

No todo son malas noticias: para empezar, el SPIT no es, al menos todavía, un problema gigante. El SPIT existe, pero no tiene la misma entidad que el SPAM.

Por otro, la seguridad de las redes corporativas en general debería ofrecer suficiente protección.

Es un problema que se está intentando atajar muy rápido: después de todo, el negocio de los proveedores está en juego: algunas soluciones bloquean a las personas que llaman en función de sus caracteríticas de comportamiento, de las palabras que usa, etc. También existen listas blancas y negras etc.

El problema con el SPAM de cualquier tipo es que las empresas suelen estar un paso por detrás de los que lo generan. Sin embargo, mantener nuestras redes seguras y actualizadas y otras medidas generales de seguridad contribuirán a acabar con el SPAM.

Si quieres saber más sobre VoIP lee el blog sobre VoIP de VoIP studio.