Claves para cambiar a telefonía VoIP

Publicado en: 2018-12-24 | Categorías: Servicios VoIP

La tecnología VoIP existe desde hace algún tiempo, pero para algunas organizaciones, todavía es completamente nueva. VoIP lleva las llamadas de voz al siglo 21 para que las llamadas ya no requieran su propia red dedicada. Hoy en día, ninguna empresa puede funcionar sin Internet, ya sea que la necesite para enviar documentos, colaborar con colegas o configurar un sitio web. VoIP permite a los usuarios realizar llamadas a través de los protocolos de Internet, evitando por completo la necesidad de la red de telefonía conmutada tradicional.

Sin embargo, no todas las organizaciones están preparadas para la telefonía IP. Hay muchas razones para esto, incluida una falta de acceso a Internet fiable, la falta de recursos financieros, la incertidumbre para adoptar nuevas tecnologías, etc. Otras compañías se encuentran en medio de la transición a VoIP, pero bastantes organizaciones tienen preocupaciones sobre el proceso y los resultados. Hay también muchas empresas que han probado VoIP y han vuelto después a la telefonía tradicional por varia razones. ¿Qué aspectos debes abordar antes, durante e incluso después de realizar el salto a VoIP?

Ventajas de la migración a VoIP

A diferencia de otras actualizaciones tecnológicas que podrías haber implementado en el pasado, VoIP no requiere nuevos equipos o software costoso. Si quieres probar VoIP por unos días, necesitas tres cosas:

  • Una conexión a Internet.
  • Un dispositivo para hacer llamadas (smartphone, portátil, etc.).
  • Una cuenta con cualquier proveedor de servicios VoIP.

Desafortunadamente, todo se vuelve un poco más complejo para las empresas, ya que habitualmente tienen más de un usuario. En general, las organizaciones tienen dos preocupaciones principales con VoIP: coste y calidad. La parte del coste es fácil de abordar. Tanto si configuras una implementación de telefonía SIP personalizada, como si contratas servicios alojados de un proveedor, te costará menos de lo que ya estás pagando.

La siguiente preocupación es la calidad. Hay algunas cosas que puedes hacer para garantizar llamadas telefónicas sobre IP de alta calidad para tus usuarios. Una es verificar el ancho de banda, la velocidad y el tráfico en tu red de datos. Cualquier dato enviado a través de Internet consume una cierta cantidad de ancho de banda. Cuando agregas llamadas de voz a todo lo demás, los requisitos de ancho de banda aumentan, así que asegúrate de que tu red pueda manejar el tráfico adicional. Muy a menudo, las organizaciones tienen que actualizar sus velocidades de Internet para VoIP.

Es importante además verificar el desgaste físico de tus equipos de red, las actualizaciones de seguridad y firmware, etc. Es posible que desees actualizar los equipos más antiguos para que puedan funcionar con los protocolos VoIP. Algo tan inocuo como un cable mal conectado puede hacer que tus teléfonos dejen de funcionar en medio de la jornada laboral. Incluso si no tienes muchos equipos de telefonía en tu oficina, aún debes verificar la infraestructura de hardware de tu red de datos.

Cuestiones a considerar para cambiar a telefonía IP

Ahora que tu organización está preparada para la actualización, puedes comenzar a hacer el cambio. Algunas empresas consideran beneficioso mantener una o dos líneas fijas como respaldo o para ciertos servicios como los sistemas de seguridad y alarma. En ocasiones, es posible que la calidad de audio no sea tan buena con tu nuevo servicio de VoIP. Hay muchas razones por las que esto podría suceder y la mayoría de ellas se pueden resolver con facilidad.

La Calidad del Servicio (QoS, del inglés Quality of Service) a menudo no se tiene en cuenta en organizaciones que no están familiarizadas con VoIP, pero es un parámetro esencial para cualquier implementación de esta tecnología. Las configuraciones y técnicas de QoS garantizan un nivel mínimo de servicio para los usuarios. Por ejemplo, puedes etiquetar paquetes de datos que contengan audio con una prioridad más alta en relación con otros tipos de medios. Esto permite que los equipos de red den prioridad a las llamadas de voz a través de la red. Dado que VoIP es sensible al tiempo, incluso un pequeño retraso se traducirá en problemas importantes para los usuarios.

La seguridad en la telefonía IP es otro tema que no debes olvidar. Llevar las llamadas de voz a la misma red que otros tipos de datos tiene sus ventajas e inconvenientes. Una de estas desventajas es que sus llamadas de voz están sujetas a las mismas preocupaciones de seguridad que el correo electrónico, los documentos, etc. Por lo tanto, las medidas de seguridad básicas, como la administración de contraseñas y la administración de cuentas, también se aplican a tu sistema VoIP.

Hay muchas herramientas disponibles para proteger tu red, como cortafuegos, SBCs y otros. Quizás lo más importante sea el cifrado, para evitar las escuchas ilegales o indeseadas de las conversaciones, ya que nadie puede entender el contenido de las mismas, incluso aunque consiga acceder a los datos. La sensibilización y educación del usuario es una parte importante de la gestión de la seguridad. Incluso la instalación más segura puede ser violada a través de una sola contraseña perdida o robada. Los delincuentes no tienen que molestarse en intentar romper tus defensas si los usuarios o administradores son descuidados.

La tecnología VoIP ha recorrido un largo camino desde su lanzamiento. Hay muy pocos problemas que no se pueden resolver, e incluso las preocupaciones como la seguridad y la calidad del servicio no son inconvenientes importantes. Puedes abordarlos mediante la implementación de algunas precauciones y capacitación.

VoIP es una propuesta de gran valor para los consumidores y las empresas por igual. Muy pronto se convertirá en el estándar para llamadas de voz, al igual que la red telefónica conmutada tradicional lo fue durante décadas.