Inconvenientes de un sistema de VoIP interno

Publicado en: 2019-03-18 | Categorías: Servicios VoIP Tecnología VoIP VoIP

Si estás buscando hacerte con un sistema VoIP empresarial, tienes dos opciones: una opción es ir con servicios de VoIP alojados o en la nube. La otra opción es configurar e implementar tu propio sistema de VoIP interno. Tradicionalmente, las empresas deciden comprar y mantener sus propios equipos. Esto les permite mantener el control sobre el sistema y personalizarlo para sus necesidades específicas.

La duda generalizada es: ¿por qué confiarías en una empresa externa para prestar servicios básicos?.

El cambio a los servicios en la nube

Con un servicio VoIP alojado, los usuarios comerciales no tienen que preocuparse por comprar hardware, mantener equipos y configurar el sistema. El proveedor se encarga de la prestación de servicios, la seguridad, las actualizaciones, el mantenimiento y la asistencia técnica al usuario. No es sorprendente que las pequeñas y medianas empresas prefieran los servicios de VoIP en la nube.

Las empresas más grandes, en cambio, han venido estableciendo sus propios sistemas de VoIP. Estos son similares al sistema tradicional de PBX de la empresa. Todo el equipo se encuentra en un armario o sala de equipos en la oficina. La principal diferencia es que el enrutamiento y la señalización se realizan con protocolos IP. Sin cables ni interruptores de cobre.

Sin embargo, durante la última década, incluso las empresas más grandes han comenzado a utilizar servicios VoIP alojados. Los proveedores de VoIP en la nube han desarrollado sus servicios hasta el punto en que empresas de cualquier tamaño pueden usarlos de manera fiable. Los servicios VoIP alojados se han vuelto más robustos en los últimos años. Las empresas se han dado cuenta de que administrar su propio sistema de VoIP tiene varios inconvenientes.

Desventajas de un sistema de VoIP interno

Gastos e inversión inicial prohibitivos

No hay forma de evitar el hecho de que configurar tu propio sistema de VoIP es costoso. Debes comprar una IP PBX, tarjetas de acceso, licencias de software y teléfonos IP. Dependiendo de los requisitos comerciales y de la red existente, es posible que necesites incluso más hardware. Es cierto que durante la vida útil del sistema, pagarás menos por llamada. Pero una empresa debe estar lista para una alta inversión para la configuración inicial del sistema.

Si bien las organizaciones más grandes pueden permitirse gastar en un nuevo sistema, no muchas empresas quieren hacerlo. ¿Por qué invertir dinero en un sistema telefónico, que es esencial pero no prioritario, cuando podrías gastarlo en otras áreas?.

Experiencia interna

Configurar un sistema VoIP interno también significa que necesitas expertos que entiendan la tecnología SIP en tu equipo de TI. Si aún no cuentas con dichos profesionales, es posible que debas contratarlos. Todos estos gastos se crecen rápidamente. ¿Qué sucede cuando tu sistema se expande hasta el punto en que tu equipo no puede mantener el ritmo de trabajo? Que tienes que contratar a más personas.

Además, tu equipo es responsable de proteger el sistema telefónico desde cero. Los teléfonos VoIP traen su propio conjunto de riesgos y vulnerabilidades a tu red. Tu equipo debe ser capaz de manejar las nuevas necesidades de seguridad.

Otra desventaja de un sistema de VoIP interno es que tu equipo de TI tiene que mantenerse al día con las nuevas actualizaciones, las últimas funciones y las actualizaciones de hardware. No puedes confiar en un proveedor de servicios externo para implementarlos.

Expansión y mejoras

Si usas un servicio VoIP alojado, añadir usuarios nuevos generalmente significa pagar más. El motivo es que el precio del plan normalmente se basa en el número de usuarios. Con un sistema VoIP interno, añadir más usuarios es prácticamente gratis, más allá del coste de los teléfonos IP. Sin embargo, eso solo funciona hasta que alcance el límite de su hardware actual. ¿Qué pasa después?.

Ampliar o actualizar tu sistema VoIP puede convertirse en un proyecto muy ambicioso dependiendo de varios factores, como el número de usuarios, el volumen de llamadas, la necesidad de nuevas funciones, etc. Es posible que tu equipo actual no pueda gestionar esa expansión. Muchas empresas descubren que tienen que contratar consultores externos para continuar con el proyecto.

Consideremos un ejemplo simple. Supongamos que una empresa tiene un sistema interno que puede gestionar 100 usuarios. Recientemente, la compañía agregó una docena de nuevos empleados, lo que elevó el número total de usuarios a 105. Ahora tienen que expandir el sistema VoIP actual.

Pero no puede simplemente añadir capacidades para la cantidad exacta de usuarios que necesita. Lo más probable es que los módulos de expansión añadan más recursos de los que necesita. Significa que la empresa está pagando por recursos infrautilizados. ¡Ahora el sistema puede manejar 200 usuarios pero la compañía solo tiene 105! De hecho, es posible que nunca llegues a 200 usuarios. Eso es mucho dinero perdido.

El uso de un sistema VoIP interno en lugar de servicios en la nube requiere:

  • Inversión financiera
  • Un compromiso a largo plazo con el mantenimiento y soporte.
  • Disponibilidad de experiencia interna

Incluso las empresas con los recursos necesarios se dan cuenta de que no vale la pena destinarlos en el sistema telefónico. Esos recursos se pueden implementar en otros lugares de manera más efectiva. Haz que los expertos proporcionen servicios telefónicos esenciales en la nube directamente a tus empleados. ¿Por qué no usar los servicios en la nube cuando hacen la vida mucho más fácil?.