¿Los nuevos impuestos de Internet afectarán a VoIP?

Publicado en: 2018-12-13 | Categorías: Servicios VoIP

En el año 2017 se dieron algunos cambios en el panorama de Internet. Los desafíos para la neutralidad de la red no son nuevos, pero el último cambio podría afectar a la forma en la que lo usamos. Ahora que las reglas de neutralidad de la red ya no están vigentes, ¿qué podemos esperar en un futuro? ¿Cómo afectará esto a los proveedores y servicios de VoIP?

Ahora que las viejas reglas de neutralidad de la red serán desmanteladas, se plantean nuevas preguntas para los proveedores de servicios de VoIP. Básicamente, la neutralidad de la red prohíbe a los ISP (proveedores de servicios de Internet) cobrar tarifas diferentes para los usuarios según la ubicación, el tipo de datos, el sitio web o el servicio. Tampoco pueden cobrar por los llamados “carriles rápidos” donde algunos servicios se beneficiarían de velocidades más rápidas que otros.

Esta competición en igualdad de condiciones también ha beneficiado a los proveedores de VoIP. Dado que VoIP enruta los datos de voz a través de Internet, los proveedores están a merced de los proveedores de servicios de Internet. La neutralidad de la red significaba que los proveedores de servicios de Internet no podían cobrar a los clientes por realizar sus llamadas de voz. Tampoco podían ofrecer paquetes diferentes, por ejemplo, con y sin posibilidades de voz. Al mismo tiempo, los proveedores no tenían que pagar un extra a los ISP para transmitir sus datos en las “vías rápidas”.

En ausencia de tales reglas, el mercado se convierte en una refriega. Los nuevos operadores no podrán competir con sus homólogos, ya que no pueden pagar los cargos adicionales para llegar a sus clientes. Es posible que las empresas de nueva creación nunca despeguen debido a cargos tan exorbitantes. Pero ese no es el único problema al que se enfrenta el mercado de VoIP en la actualidad.

La diferencia entre VoIP y los teléfonos tradicionales

Los operadores de telefonía analógicos han operado durante mucho tiempo en la categoría de operador común. Esto significa que tienen la obligación de proporcionar servicios incluso en lugares donde puede que no sean los más rentables. También tienen que pagar impuestos y tasas para un fondo especial que se utiliza para ofrecer acceso telefónico a poblaciones marginadas.

Los proveedores de VoIP no tienen las mismas obligaciones. Eso se traduce en mejores precios para los usuarios, ya que los operadores no pagan impuestos ni aranceles. Siempre que VoIP fuera un segmento de nicho, este acuerdo se adaptaba a todos muy bien.

Pero lentamente VoIP ha venido a reemplazar el buen servicio POTS en muchas áreas. Esto significa que ahora algunas personas no tienen más remedio que usar VoIP para llamadas de voz. En efecto, VoIP se está convirtiendo en el estándar para la comunicación de voz. Los operadores tampoco están interesados ​​en mantener dos sistemas diferentes y han implementado planes para eliminar las líneas telefónicas tradicionales. Como consecuencia, ha habido negociaciones para poner a los operadores de VoIP bajo el mismo paraguas del operador común.

La industria ha resistido por muchas razones. La mayoría de las asociaciones de la industria proclaman que la re-designación afectaría a las ventas, investigación e innovación. Temen que los impuestos adicionales les obliguen a pasar los costes adicionales a los clientes, afectando a la industria en general. El crecimiento y las ventas, que se han disparado a causa del bajo precio y la dura competencia, pueden experimentar una desaceleración dramática. Esto puede afectar aún más a la inversión en investigación, que se necesita para impulsar la industria.

Es poco probable que los cambios propuestos a la legislación se resuelvan rápidamente. Pasarán algunos meses para que se aprueben nuevos proyectos de ley. Sin embargo, los proveedores de servicios de VoIP se están preparando para soportar la mayor parte del aumento de los impuestos o el incremento de los precios de los vendedores y proveedores de servicios de Internet.

¿Qué pueden esperar los usuarios y las empresas?

Es demasiado pronto para predecir el impacto real en los usuarios finales, ya que los cambios aún están a unos meses de la implementación real. Las personas y los hogares pueden verse menos afectados que las empresas en general. Muchos consumidores se han desplazado hacia la telefonía móvil y un aumento de precios probablemente acelerará ese cambio. El aumento de servicios alternativos como Whatsapp también ayudará a reducir el impacto.

Sin embargo, las empresas son un asunto completamente diferente. Muchas empresas confían en sus teléfonos, incluso si las llamadas de voz reales se enrutan a través de Internet. Uno de los mayores beneficios de cambiar a VoIP es el sustancial ahorro de dinero. Cualquier aumento de precios reducirá ese ahorro bastante. Las empresas que aún no se han actualizado pueden repensarse su posición. Otras esperarán a ver qué sucede.

Los suites de comunicación unificada dependen de VoIP. Esa es otra área que podría verse afectada por cualquier cambio de precio o impuestos adicionales, pero el efecto podría no ser ser tan grande como se esperaba, según algunos expertos. ¡Queda por ver si el mercado está de acuerdo con esa premisa!