Ventajas de tener tu propio PBX

Publicado en: 2019-08-01 | Categorías: Hardware VoIP Servicios VoIP VoIP VoIP empresarial

Es un hecho aceptado que cualquier nueva tecnología tiene beneficios e inconvenientes y que hay que considerar ambas para que puedan valer para tu empresa.

Algunos pros y contras van desapareciendo según avanza la tecnología, mientras que otras son inherentes a la tecnología y nunca desaparecen.

Por este concepto, hay muchas organizaciones escépticas con la idea de que una nueva tecnología, la VoIP, cueste menos y ofrezca más sin necesitar una formación intensiva. Si las ventajas de tener una PBX son tantas tiene que haber trampa, ¿no?

¿Tener tu propia PBX tiene alguna desventaja?

Antes de meternos en las ventajas de tener tu propio PBX vamos a quitarnos este asunto del medio: Sí, la VoIP, tanto en la nube como si tienes tu propio PBX, tiene sus desventajas. La VoIP no es un remedio mágico que cura todos los problemas de tu empresa.

Las primeras empresas que se instalaron un PBX tuvieron que renunciar a alguna cosa, en general con la calidad de audio, con la fiabilidad general y con menos funciones de las que tenían sus PBX analógicas (por ejemplo, fax). Casi todos estos obstáculos están resueltos. Las funciones no sólo van creciendo sino que van mejorando y superan a la misma función en el sistema analógico.

Pero hay algunos problemas que no se han resuelto, por ejemplo, que los teléfonos IP necesiten enchufarse a la red eléctrica, cosa que no pasa con la telefonía tradicional.

Otros obstáculos son las llamadas de emergencia, que, si bien está desapareciendo todavía no es posible con todos los teléfonos VoIP.

Las compañías siguen prefiriendo tener su propia PBX

Aunque haya estos problemas que parecen irresolubles o de difícil solución a corto plazo, las empresas prefieren tener sus propios PBX porque las ventajas superan ampliamente las desventajas.

Ventajas de tener tu propia PBX

El coste

El coste es la razón principal por la que la mayoría de las empresas se pasan a VoIP es esta. Incluso si incluyes los descuentos de empresa, es imposible que las compañías telefónicas tradicionales compitan con la VoIP en este campo. El ahorro viene por dos caminos principalmente:

La mayoría de las llamadas entre usuarios son gratuitas a través de VoIP, lo que permite ahorros sustanciales si la empresa tiene trabajadores en distintos lugares o muchas oficinas distribuidas en distintos países.

Las llamadas de larga distancia son mucho más baratas. Como las llamadas de VoIP van a través de Internet, no importa donde se hace la llamada ni a donde va. La VoIP ignora la situación geográfica hasta el punto de que muchos proveedores ofrecen llamadas gratuitas a algunos países.

Sin mantenimiento

Por la misma naturaleza de la VoIP, desaparece casi todo el mantenimiento: no hay hardware que reparar, no hay equipamiento que actualizar ni nada que temer, porque la mayor parte de los problemas los resuelve el proveedor.

Esto no sólo sirve para ahorrar dinero, también para que los trabajadores puedan enfocarse en su trabajo en vez de el mantenimiento de las líneas.

La facilidad de configuración

Empezar con una centralita PBX es extremadamente fácil. Mientras la empresa tenga una línea de Internet rápida, no necesita más. Ni siquiera hay que esperar a que venga alguien del servicio técnico a hacer cambios. La VoIP puede estar configurada en cuestión de días.

Los trabajadores no necesitan formación

Un problema habitual al implementar alguna nueva tecnología, es que las empresas no dedican suficiente tiempo o dinero para la formación de los trabajadores. Además, inevitablemente, en lo que los trabajadores se habitúan, el trabajo se termina retrasando.

Al instalar una PBX los trabajadores no necesitan ninguna formación. Ciertamente algo tienen que aprender para hacer uso de las nuevas funciones, pero, para la mayor parte, cogen el teléfono, marcan y hablan, no hay más dificultad ni cambio.

Flexibilidad y escalabilidad

No hay ninguna permanencia. Las empresas son libres de cambiar de proveedor si quieren mejores funciones o mejores precios. Que los proveedores compitan para conseguir nuevos clientes tampoco hace daño.

Otra ventaja es que la empresa no tiene que preocuparse si crece y tiene que cambiar el teléfono. Los recursos, los números, las líneas, etc, pueden añadirse o eliminarse en cualquier momento.

Si hay un pico de demanda grande también se pueden añadir nuevas líneas al instante y, si ese pico desaparece, las líneas se pueden eliminar también en cualquiero momento.

Tener tu propia PBX no es una solución mágica, pero es lo mejor para las empresas que quieran vertebrar sus comunicaciones de un modo que les vaya a servir muchos años.